viajar a oporto

Viajar a Oporto

Me habían hablado mucho y muy bien antes de viajar a Oporto. “Es una ciudad con encanto”, “vintage”, “donde se come muy bien”, “te va a encantar” me habían dicho. Y no se equivocaron.

Más que su aire “vintage”, me sorprendieron sus calles estrechas, sus cuestas, sus edificios derruidos y sus gaviotas. Y es que si los dichos populares hablan de la buena suerte que puede traer una caca de paloma, ¡imagina la de una gaviota! No entraré en detalles, pero el recibimiento de la ciudad de Oporto hizo que en todo el viaje no perdiese a estos “adorables” animales de vista.

También hizo que fuese muy afortunada, pero no sabemos si fue por eso, por la compañía, por la ciudad, o por la fotografía.

Lo bueno dura poco y ya estoy de vuelta en España; al menos, puedo pensar: siempre nos quedarán las fotos:

 

oporto_magova-photo_01

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

viajar a oporto

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+